Para escritores

Recursos para escritores

Recursos para escritores, sobre todo para los autopublicados.

Guía rápida sobre los géneros narrativos y su extensión

   Una breve descripción de cada uno de los géneros narrativos y su extensión aproximada. Todos, alguna vez, nos preguntamos cuántas palabras teníamos que escribir. Te aviso que no es una pregunta con una respuesta unívoca. No creo que exista una respuesta definitiva a esta pregunta, ni siquiera que valga la pena intentarlo. Algunos límites son bastante obvios, como que no una novela no puede tener dos páginas, pero otros son difusos. Los números a continuación son un resumen de lo que me parece son los valores promedio.

Ficción breve

hasta 8.000 palabras

    • Ultra breve
        • Microficción -> Muy pocas palabras para contar una historia, un desafío interesante. Obviamente, no se manejan tramas complicadas ni multitud de personajes, aunque tampoco, necesariamente, tiene que ser uno solo. Es uno de los formatos que más me gustan y tienen un espacio dedicado en Twitter, en Pinterest y en mi anterior blog.
          • De 1 a 200 palabras (¡hay que hacer un cuento con una sola palabra!).
        • Ficción rápida -> Tenemos un poco más de espacio para maniobrar, pero tampoco demasiado. Un solo conflicto, con alto impacto. Muchos de mis cuentos también se encuentran en estos límites. Básicamente, tengo tendencia a utilizar pocas palabras. He notado que cuando pongo muchas, la mayoría sobra. También soy así como lectora, cualquier descripción de media página me aburre, tiene que estar muy bien escrita para atraparme (en este momento solo me vienen a la mente ejemplos de Le Guin o Tolkien).
          • De 200 a 1.000 palabras.
    • Cuento -> Un viejo conocido. Seguimos con un solo conflicto, pero con más lugar para exponerlo y resolverlo. Si bien narramos un solo evento, ello no quiere decir que no podamos usar herramientas como saltos temporales o incluso cambio de narrador; eso sí, hay que ser muy cuidadoso para no volver confusa la narración.
      • Es el más difícil de delimitar, para algunos termina justo allí donde empieza una novella; pero eso también depende de su tratamiento.
        • Cuento corto -> de 1.000 a 2.000 palabras
        • Cuento normal -> de 2.000 a 8.000 palabras.

Principales géneros literarios, ¿cuántas palabras debes escribir? Clic para tuitear

Ficción intermedia

hasta 40.000 palabras

    • Novelette -> Más y más espacio, aquí por fin podemos agregar tramas menores y escarbar un poco más en la historia, aunque no demasiado. Todavía es necesario condensar. Tal vez sea una de las extensiones menos usadas ya que no puede convertirse, por sí sola, en un libro ni publicarse como un cuento en alguna revista. En general, los libros con novelettes agrupan historias sobre el mismo tema y de varios autores diferentes. (Aunque ahora con los ebooks comenzaron a ganar fuerza para publicarse en forma individual.)
      • De 8.000 a 18.000 palabras.
    • Novella -> Casi una novela, en realidad es igual a ella si no fuera por la cantidad de palabras. Podemos manejar varias tramas y muchos personajes (¡a no exagerar!). Es una linda cantidad de palabras para leer en ebook.
      • De 18.000 a 40.000 palabras.
Ficción larga

¿hasta el infinito?

    • Novela -> No hace falta presentarla. Aquí pululan varias tramas, principales y secundarias, y personajes por todos lados. Incluso puede llevar varias voces. Tenemos varios conflictos, aun cuando haya un solo clímax, y la oportunidad de explorar tanto la historia como los personajes.
      • De 40.000 palabras a 100.000 (algunos dirán que la novela tiene todas las palabras que sean necesarias…).
    • Saga -> Para cuando ya sentimos que tenemos muchísimo para decir sobre la historia o el mundo creado. Puede tener la cantidad de libros necesarios, y aquí se vuelve subjetivo. ¿Cuánto es demasiado? En lo personal, creo que diez libros sería mi límite, aunque creo que nunca llegué a leer tantos libros de una misma saga.
      • Más de 100.000 palabras.

   Como decía al principio, no vale la pena volverse loco con la cantidad de palabras, no es tan importante, en el sentido de que una novela de 80.000 palabras no es mejor que una de 60.000; pero no está mal, me parece, averiguar sobre las extensiones promedio de cada tipo de narración. Incluso, algunas de estas extensiones pueden ser provocativas, como la microficción que empuja al autor a pulir la idea al máximo.

Blogs y webs imprescindibles para escritores

   Aquí un listado de blogs y webs que visito bastante seguido en la actualidad. El listado cambia con el tiempo, según mi tema obsesión del momento. En este caso, todos están relacionados con la escritura, no porque no lea otra cosa (sigo muchos blogs de reseñas y algunos de otros temas) sino porque son los que más ocupan mi tiempo en estos últimos meses.

Blog – Gabriella Literaria
Tiene posts kilométricos y muchísima información, para visitarlo con tiempo o perder horas de sueño. Ojo si lo lees en el viaje de ida o regreso al trabajo, corres el riesgo de reírte en voz alta y que la gente te mire raro.

The Creative Penn (Joanna Penn)
(En inglés) Excelente información para autores auto-publicados Es uno de mis modelos a seguir en este momento.

Helping Writers Become Authors (K.M. Weiland)
(En inglés) Muchos posts relacionados con la estructura de las novelas, es muy interesante, además de poseer una base de datos con esta estructura analizada para varios libros y películas.

Blog – Marketing Online para escritores (Ana González Duque)
Información clara y concisa para aplicar al marketing de libros. Es algo de lo cual no se encuentra mucha información para autores.

No te limites a leer solo en tu idioma, hay información útil donde menos lo esperas.

Live Write Thrive (C.S. Lakin)
(En inglés) ¿Eres un loco de la planificación y la estructura para tus novelas? ¡Este es tu lugar! Es otro método para estructurar tu novela, también basado en escenas, pero un poco diferente al otro blog. Es muy interesante, si bien a nivel personal creo que es excesiva planificación.

Clara Tiscar
En esta web también tienes información sobre planificación de novelas (¿empiezas a ver cuál es mi obsesión del momento?), sobre visibilidad del autor y todo lo relacionado con la escritura.

Now Novel: How to write a book now and finish
(En inglés) Posts sobre temas específicos de escritura, siempre con ejemplos. Para todos a los que les apasionen las listas.

Creativindie | Experiments in self-publishing, productivity…
(En inglés) Lo encontré cuando buscaba información sobre cómo mejorar las tapas (cubiertas de mis libros). Es bastante loco, pero hace experimentos de publicación y te cuenta su experiencia; hay información sobre marketing también.

   En resumen, habrás notado que la mayoría de los blogs rondan sobre los mismos temas. Últimamente, también estoy leyendo un poco sobre copywriting. Por otro lado, habrás visto que hay más en inglés que en castellano, y lo cierto es que hay muchísimos más blogs para autores auto-publicados en inglés que en castellano.

Esa pregunta que se te ocurrió, ya se la hizo alguien más: acepta su ayuda. Clic para tuitear

Los libros que te harán un mejor escritor

   Aquí un listado algunos libros que pueden interesarte para que desarrolles tus talentos de escritor. No todos tratan sobre escritura en sí, ya que en estos tiempos hay muchas más actividades que tiene que hacer un escritor para llegar y/o comunicarse con su público. A algunos le habrá molestado la frase anterior, es cierto que no es obligación, pero si quieres visibilidad, no tienes muchas más opciones.
   Dejo los enlaces a Goodreads y a Amazon para más información porque suelen ser los sitios con más reseñas.

(Estos los leí)

Escribir – Manual de técnicas narrativas – Enrique Páez
Manual es la mejor descripción para este libro. Está lleno de información clara y con propuesta de ejercicios. (GoodreadsAmazon.es)

El viaje del escritor – Christopher Vogler
¿Conoces el viaje del héroe? Pues aquí no solo te lo explican, sino que está aplicado a algunas conocidas películas. (GoodreadsAmazon.es)

Cómo no escribir una novela – Sandra Newman y Howard Mittlemark
Una humorística lista de los errores que no debes cometer al escribir una novela, entretiene y educa a la vez. (Goodreads – Amazon.es)

No te limites a leer solo sobre gramática y estilo, hay mucho más por allí.

(Estos no los leí, pero sí otras cosas de las autoras que me sirvieron)

70 trucos para sacarle brillo a tu novela: Corrección básica para escritores – Gabriella Campbell
Si no sabes quién es Gabriella es algo que tienes que solucionar ahora mismo y pasarte por su blog. Sin duda uno de mis grandes pendientes, un libro donde Gaby ataca una de las etapas que a muchos escritores nos saca las ganas de vivir (qué exagerada). (GoodreadsAmazon.es)

Cómo escribir una novela: Superar el bloqueo – Clara Tiscar
Que el bloqueo sí existe, pero tiene diferentes formas para cada uno, se da en diversas etapas y necesita de distintas soluciones. Yo tuve un momento en la vida donde dejé de escribir por completo (pero creo que eso ya es otra historia). Creo que Clara lo regala a este libro, pasen por su blog. (GoodreadsAmazon.es)

Triunfa con tu ebook: Cómo escribir, publicar y vender tu libro con éxito – Ana Nieto
¿No solo quieres escribir un libro, sino que también sea un éxito? Entonces tienes que leer este libro. Una vez leí la recomendación: solo sigue consejos de aquel que haya triunfado en aquello sobre lo que aconseja. Pues bien, este libro es best seller, creo que eso ya es una buena carta de presentación. Además, tiene un minicurso gratis. (GoodreadsAmazon.es)

Escribir lleva muchos más pasos que solo poner palabras tras palabras. Clic para tuitear

   En resumen, necesitas más que saber escribir para ser escritor, aun cuando no te interesa la parte de marketing, también está la planificación, la estructura, la corrección y otros cuantos temas. Estos libros no son más que una pequeñísima muestra.

Voy a recomendarte otro y no es para nada una recomendación objetiva, ¡porque es el mío! 

¿Quieres escribir una novela?

¿Quieres escribir una novela?

 

Herramientas de escritura

   Más allá del talento, los conocimientos y las rutinas, al momento de ponerlo todo en práctica existen varias herramientas en las cuales se puede apoyar un escritor.

   ¿Te cuento mi experiencia?

Herramientas de escritura que probé

   Creo que, para un escritor, la herramienta más natural con la que se comienza a escribir es el Word. Obviamente, me refiero a la escritura digital, ya que lo más natural sería un cuaderno y una lapicera. En realidad, yo empecé escribiendo a mano y después pasaba todo a la computadora. Y si bien me todavía me encanta escribir a mano (tiene que haber otra manera de decirlo, ya que en la computadora uno no escribe con los pies), la transcripción insume demasiado tiempo del cual no dispongo así que tuve que dejar esa etapa atrás. Por lo menos, ya no escribo novelas completas a mano, solo los esbozos y los cuentos.

   Entonces el Word fue la primera herramienta, pero ¿solo eso? No, la sencillez de simplemente abrir un documento y ponerse a escribir tiene como desventaja que es muy difícil en escritos largos buscar secciones específicas del texto o tener un panorama general. Entonces fue cuando intenté utilizar la funcionalidad de esquema. Esta te permite tener un panel de navegación al costado para que sea un poco más fácil ir de una sección a otra. Sin duda, saltar de un lado a otro del documento es lo más engorroso de esta herramienta, sobre todo si tratas con un libro que supera la centena de páginas. Dentro de las ventajas está la facilidad de uso y el control ortográfico que es de ayuda, aunque no te puedes fiar por completo en él. Sin embargo, es una que continúo utilizando para formatos breves.

Utiliza diferentes herramientas según tu objetivo y tus necesidades.

   En mi siguiente etapa, por más que continuaba escribiendo a mano y pasando a Word, comencé a utilizar planillas para: los personajes, los principales puntos de la historia, etc. Todo inició cuando empecé a leer muchos libros sobre escritura y estructura de las novelas. Lo que terminó en una plantilla bastante larga a completar antes de empezar cada novela. ¿Cómo resultó? Por un lado, no terminaba de completar todo, en algunos puntos me ganaba la pereza; por otro, luego no volvía a leer lo que estaba allí. Es decir, pasaba a Word el resumen y secuencia de escenas, pero todos los detalles sobre personajes, mundo, etc. quedaban para siempre en esas notas. Sin embargo, sí creo que es útil hasta cierto punto. Todo depende de tu nivel de planificación, yo no planifico con mucho detalle, pero esas herramientas me dejaron algo y todavía uso varias antes de empezar una novela (aunque no sea con la profundidad que vi en varios libros).

   No es exactamente otra etapa, pero si estaba el Word, ¿podía faltar el Excel? En realidad, lo utilicé solo dos veces (la segunda de la cuenta en el siguiente post) y todavía no me convence ninguna de las dos. Aunque la primera era necesario. ¿Para qué? Pues para hacer un esquema de las escenas en el tiempo ¡porque ya me estaba perdiendo! Cuando tienes varios eventos en paralelo en la historia necesitas saber cuánto tiempo demoran cada uno. Si bien usé el Excel solo una vez para construir una línea de tiempo, no es porque no sea necesaria en todos los proyectos sino porque suelo manejarme con notas al costado (y estoy por probar otra forma… en un futuro post te contaré).

No sabrás si una herramienta es buena para ti si no la pruebas. Clic para tuitear

   En resumen, las herramientas más sencillas no siempre son las más útiles. A veces es necesario poner un poco de esfuerzo en una herramienta que parece más compleja, pero que al final facilitará mucho la tarea. Estos fueron los pasos de mi primera evolución.

    • Cuaderno y birome.
    • Word (y Excel):
      • Esquemas.
    • Planillas/plantillas.

Herramientas de escritura que estoy probando

   Esto es una advertencia: si ingresaste en el mundo de las planillas/plantillas, no podrás salir de él. Como había comentado en la entrada anterior, es común encontrar plantillas en los diferentes libros de escritura, ya sea para: diseño de personajes, diseño del mundo, diseño de la trama, secuencia de escenas, etc. Son interminables, en cantidad y extensión. Caí en ello hace unos años y si bien la planificación detallada no va conmigo, sigo usando versiones abreviadas para algunos puntos. Esta es una evolución de la herramienta. Estoy generando mis propias plantillas diseñadas específicamente para mí.

   Volvamos a los productos digitales. Si ya luchaste con el Word y el Excel, sabrás todas las limitaciones y desventajas y te habrás preguntado si no hay programas específicos para escritores. ¡Y los hay! Al principio fui bastante renuente a probarlos, me parecía que complejizaban el asunto demasiado, pero finalmente me decidí a probar. El primero fue Ywriter y si bien no le di mucho uso, me pareció interesante la parte de planificación de fechas. Ahora estoy utilizando Scrivener. Lo elegí principalmente para crear ebooks, pero ya estoy escribiendo con él y familiarizándome con las funciones. La facilidad para mover secciones de texto de un lado a otro es hermosa.

Acostúmbrate a probar nuevas herramientas cada tanto, así disminuyes la renuencia a los cambios.

   Tal vez esta herramienta debería haberla mencionado primero, porque sirve para la generación de ideas, pero me pareció comenzar con los puntos ya vistos en el post anterior. Bien, para la generación de ideas se pueden usar las plantillas; sin embargo, lo que estoy utilizando ahora son los mapas mentales. No es nuevo para mí porque los usaba durante mi etapa puramente estudiantil y perdí un poco la costumbre al comenzar a trabajar. Intenté recuperarla hace unos años y en este momento quiero afianzarla. Hay algunos programas para esto también, aunque no estoy segura de probarlos porque, para mí, justamente el mapa mental es libertad y la libertad es garabatear en un cuaderno.

Si la herramienta no se adapta a ti, adáptala tú. Clic para tuitear

   En resumen, la evolución es una constante tanto en las herramientas que utilizas como en la forma que las usas. La personalización suele ser el segundo paso. Y a veces, hay que recuperar algo del pasado. Estos son los pasos de mi segunda y actual evolución:

    • Plantillas personalizadas.
    • Programas para escritores:
      • Ywriter (por ahora en desuso)
      • Scrivener.
    • Mapas mentales.

Herramientas de escritura que me funcionan

   Seguro que esperabas que esta sección se llamara «Herramientas que probaré». Pero la vida no siempre es lo que uno espera, ¿no? Je. En este caso no es por maldad, sino que me pareció que simplemente listar herramientas que no usé era muy poco útil, así que pongo la lista al final y primero comento cuáles son las que mejor me funcionaron. ¿Te parece?

   Vamos por el listado de las herramientas actuales en uso y que considero que me funcionan bien y continuaré utilizando:

    • Cuaderno y birome -> para todos los formatos breves, incluidos cuentos, que luego paso a Word.
    • Word -> para la revisión final. Sobre todo, porque las demás herramientas no suelen estar en español y el corrector te sirve para ver algunos errores que escaparon a tu ojo. ¡Siempre los hay! También la utilizo para crear las muestras de los libros en PDF.
    • Plantillas -> solo para datos generales del libro: tema, mundo, argumento, logline, personajes, etc.
    • Mapas mentales -> para la etapa de ideas, en general las escribo a mano.

Cada etapa es diferente y necesita su propio enfoque, así como sus propios método y herramientas.

    • Estructuras varias -> acá hay una mezcla de la de los tres arcos, el viaje del héroe, etc. Las uso para darle forma a las ideas que desarrollé con los mapas mentales y las plantillas. Es una guía y no una camisa de fuerza; objetivo principal: no enredarme en mi propia trama.
    • Sprints de escritura -> sobre todo cuando escribo directamente en la computadora me está resultando bastante bien. Próximo objetivo: mejorar la velocidad y precisión de tipeo.
    • Corrector -> bien, esta no es una «herramienta» porque es un ser humano, je, pero forma parte del proceso.
    • Scrivener -> lo utilizo para crear ebooks, para escribir las primeras versiones y lo estoy comenzando a usar para la planificación y estructura de las novelas y libros de cuentos.

Las mejores herramientas para un escritor son las que le sirven. Clic para tuitear

   En resumen, una herramienta para cada paso, y a veces incluso más de una. Todas tienen ventajas y desventajas, pero creo que lo mejor de ellas es que al usarlas te hacen pensar de manera diferente. Por último, estas son algunas de las que tengo planeado probar en el futuro:

    • Scapple: para realizar mapas mentales en la computadora, en teoría tiene la ventaja que puedes importar las notas directamente a Scrivener.
    • Leer en voz alta para las correcciones: todavía no lo hago porque… me da vergüenza; sí, incluso aunque esté sola en la habitación…
    • Diario de ideas y proyectos: ya lo empecé este año (con algún inicio falso el año pasado…), más que nada para ordenar las ideas que me dan vueltas en la cabeza y que a veces pierdo.

¿Qué me dices? ¿Qué otra herramienta me recomendarías probar?

Guía básica para que escribas tu novela

   Probablemente, estés diciendo: ¿otra guía para escribir una novela? Puede ser que haya muchas, pero también hay muchas personas interesadas y todas con diferentes estilos. Si todavía das vueltas en busca de la adecuada para ti, tal vez esta lo sea. Se trata de guía muy sencilla que no profundiza en ningún elemento, es solo para empezar. La tarea de escribir una novela incluye tres grandes etapas:

    • Preparación
    • Escritura
    • Revisión

   Bastante fácil, ¿no? Todo lo parece y lo es cuando se lo divide en etapas y pasos. Así te sientes menos abrumado. No pienses en las siguientes hasta que hayas terminado en la que te encuentras. Veamos cada una con un poco más de atención.

   La planificación es tal vez una de las etapas más discutibles. Muchas personas creen que es solo sentarse y escribir lo que salga. Y a veces es así, pero lo cierto es que este tipo de aproximación va a necesitar mucha revisión después. Y también corres el riesgo de que haya días en los cuales no sepas por donde seguir y la escritura se prolongue durante demasiado tiempo. No soy amante de la ultra planificación, pero basada en mi experiencia te recomiendo que al menos planifiques:

    • De qué trata la novela.
    • Quiénes son los personajes, sus metas y sus relaciones entre sí.
    • Dónde y cuándo transcurre la historia.
    • Hacia dónde quieres ir y cómo quieres terminar.

Haz una planificación mínima antes de empezar a escribir, no hace falta estructura, pueden ser solo notas o un mapa mental.

   La escritura es la parte que más me gusta, la razón por la cual escribo. ¿También es la tuya? Entonces tal vez no tengas problemas para hacerlo, día tras día, hasta que llegues a decenas de miles de palabras. ¿Mucho? Sí, lo es. Es más fácil cuando lo haces de a poco cada día, pero sin retrasarte. Sé lo que es no tener ganas o llegar cansado del trabajo, pero peor es pensar ojalá lo hubiera hecho. Prueba con los sprints de escritura, una sesión breve de pocos minutos marcada con cronómetro donde escribes sin parar, ni siquiera para corregir.
   La revisión es el paso que muchos creen que se puede saltear. Es la parte en la que todavía tengo que implementar un mejor sistema (no quiero que vuelva a pasarme como años pasados donde me llené de borradores en diferentes estados de corrección). Hay muchos métodos y formas de encararla, no le quites importancia. Si no te gusta corregir, haz una revisión rápida y consigue luego un corrector. Puedes probar también revisar en partes, no esperes a terminar toda la novela. Eso sí, el día que escribes, no corriges (o por lo menos no a la vez), trata de separar ambas tareas.
   En resumen, escribir una novela consta solo de tres etapas y dentro de ellas todos los pasos que necesites. Cuánto dura cada una ya depende del tiempo que le puedas o quieras dedicar, además de otros aspectos. Hay muchos más temas en los cuales profundizar para hacer de esa novela una aceptable. Aunque tal vez el primer paso a tomar es que te crees una rutina de escritura donde asignes espacio a cada etapa.

Escribir y corregir son dos tareas distintas, sepáralas en tu mente y en tu acción. Clic para tuitear

¿Necesitas una rutina de escritura?

   A lo mejor te preguntas si es necesaria una rutina para escribir, si tenemos en cuenta que la creatividad suele estar asociada con la libertad. Pues todo depende de tus motivos para escribir:

    • ¿Es solo un hobby? –> hazlo cuando quieras.
    • ¿Quieres que sea algo profesional? –> empieza ya a pensar en una rutina.

   Por otro lado, en la mente de todos, o la mayoría, la palabra rutina suele estar asociada con aburrimiento, ¡sepáralas ahora mismo! La rutina es una forma de organizarte para que alcances tus metas, cómo lo hagas puede o no ser divertido.

   Aclarados esos dos puntos, te hago un resumen de mi proceso de escritura a través de los años desde que comencé a escribir otra vez. El proceso fue cambiando y todavía lo hace. No creo que sea algo que vaya a terminar alguna vez de ajustar, aunque sea mi sueño es muy probable que sea una meta inalcanzable. En los últimos años avancé a una rutina un poco más ordenada, pero todavía falta mucho para lo que me gustaría.

   Te muestro las diferentes etapas, porque no sé en cuál estás tú y porque además pueden servirte para armar tu propia rutina. Acá vamos:

    • Etapa uno –> todo es creatividad y sale cuando sale, la escritura fluye en cuentos y novelas. A veces planifico un poco, pero suele estar todo en mi mente. ¿Qué días escribo? Cuando llega la musa.
    • Etapa dos –> quiero escribir más y mejor, así que empiezo a planificar las novelas y también cuántos libros quiero terminar cada año. Me pongo metas poco realistas y, algo abrumada, no escribo cuando estoy emocionalmente agotada (casi siempre que vuelvo del trabajo).
      • Etapa dos bis –> tengo que ponerme fechas más ajustadas, metas de palabras diarias y terminar tres novelas por semana… bueno, no tanto pero casi, presionarme a mí misma es todo un arte.
    • Etapa tres –> la planificación está bien, pero todavía no encuentro la mejor para mí, en busca del estilo propio pruebo varias técnicas. Dejo de escribir tanto a mano para ahorrar tiempo de transcripción y empiezo a planificar tiempos de corrección y hasta me planifico los cuentos.
      • Etapa tres bis –> (obviamente en el punto anterior me fui otra vez al ca…jo) sigo con una planificación más acotada, bajo la cantidad de cuentos al mes y algunos los dejo libres, agrego la planificación de la publicación y mantengo la de escritura y corrección con metas diarias de palabras para escribir y semanales de hojas para corregir.
    • Etapa cuatro –> es la que estoy cambiando ahora, la que espero implementar el año que viene. Uno de los temas a corregir de la anterior… el seguimiento. Tengo demasiadas planillas para “controlar” lo que escribo, corrijo, edito, etc.

Tendrás que crear una rutina si quieres lograr algo, haz que sea divertida. Clic para tuitear

   Como viste, estoy en una etapa en formación. Hay varias cosas que sí funcionaron de la anterior y como ya le hice un ajuste… Por ejemplo, la última vez planifiqué menos días para escribir y más para corregir, porque para mí la escritura fluye fácil. No, no me tengas envidia, porque también tengo mis momentos más difíciles que es justamente corregir ese primer borrador. La parte de escritura la mantengo, la de corrección sigue en ajustes.

   Pero bueno, eso es tema del futuro próximo. Seguramente prefieres saber cómo quedó entonces mi rutina actual, así ves si te sirve como punto de salida. Antes del detalle, aclaro que, como regla general, todas estas actividades las hago solo de lunes a viernes y después del trabajo, aunque me cueste ponerme. Sé que algunos dicen que es mejor a primera hora de la mañana, pero a mí hay que arrancarme de la cama. Así que esta es la rutina vespertina:

    • Escritura
      • Escribo con metas diarias de palabras.
      • Escribo los cuentos, minicuentos y todo lo breve a mano y después transcribo.
      • La planificación de novelas, novelettes y otros también va a mano (la primera parte).
      • Escribo directamente en la computadora todo lo que sea más largo que un cuento.
    • Planificación
      • Novelas y etc.: la regla es mientras más largo, más planifico, pero mi planificación nunca es muy detallada.
      • Cuentos: uno sí y otro no, misma regla por extensión.
    • Corrección
      • Directamente en la computadora, con diferentes versiones. Excepto para escritura breve (haikus, microcuentos) que tienen alguna corrección en papel.
      • Semanas específicas para corregir lo nuevo que escribo –> todavía estoy experimentando, es posible que en las novelas más largas intercale corrección en mitad de la escritura, algo que ya había considerado y no llegué a hacer.
      • Fechas límites para terminar de corregir lo pendiente –> ¡ya están corregidos o con la correctora todos los borradores de años anteriores, solo quedan los de este año!

Experimentar diferentes rutinas debería ser rutinario. Clic para tuitear

   En resumen, estoy convencida de que tener una rutina es la mejor forma de conseguir tus metas. Primero tienes que decidir cómo y cuándo quieres alcanzar esos objetivos y después diseñar el plan que será tu rutina. Solo hay que probar y ajustar hasta alcanzar la óptima para uno. Tengo fe que encontraré la mía.

   ¿Qué dices tú?

Próximamente – todavía estoy haciendo experimentos.

Bullet journal para escritores. Clic para tuitear

   En el momento de escribir esto, hace diez años (más  o menos) desde que comencé a escribir mi primera novela La elección de Kendria. Y ya es momento de preguntarme: ¿Qué fue lo que aprendí? ¿Cómo la veo ahora? ¿Cómo fue mi experiencia de escritura? ¿Dónde estoy ahora?

Lecciones aprendidas

   Primero tengo que decir que hace años que no releo esa novela, en general no lo hago con ninguna una vez que las publico. En cierta forma, me da miedo. Pero la recuerdo con mucho cariño y aprendí bastante de ella, por ejemplo:

  • Escribir una novela no es tan fácil como parece… 

   Tienes una historia en la mente y quieres ponerla en papel, parece sencillo, ¿no? Sin embargo, trasladar todos los detalles de lo que uno imagina y siente a simples palabras escritas no es tan fácil como parece. Los párrafos en la página nunca llegan a reflejar lo que una se imagina. Y a veces pasas días pensando en el mundo de tu novela y su backstory para que todo tenga sentido.

  • y a la vez sí lo es.

   Con La elección de Kendria no me resultó tan difícil escribir el primer borrador, aunque sí me llevó varios meses. A veces sentía que mi mano no avanzaba lo suficientemente rápido en el papel, no seguía ningún plan en especial, escribía cuando quería. Creo que lo que más extraño de esa primera novela es que no tenía más expectativas que ponerla en papel, no pensé en nada más. Y así debería ser, para el primer borrador.

  • La escritura lleva más corrección de lo que parece.

   Ja, una de las lecciones más duras. ¿Quién diría que habría que revisar tantas veces tus propias palabras? Entre otras cosas, tuve que aprender el uso correcto de los guiones de diálogo. Y todavía tengo dudas.

   Esa es la razón por la que no me gusta leer mis escritos más viejos, je. Antes no sabía lo que sé ahora, y eso que ahora todavía sé muy poco. Definitivamente, podría volver a corregir todo lo que escribí hasta ahora, pero a veces hay que avanzar, aunque no nos guste lo que dejamos atrás. ¡Más corrección! -> Uno de los objetivos de esta nueva etapa.

  • Tal vez no debería haberme apresurado a publicar, aunque tal vez sí.

   A veces pienso que tendría que haber esperado un poco más antes de publicar. A veces pienso que no estaría ahora donde estoy si lo hubiera hecho, porque también aprendí de ese proceso. Hay mucho de lo que me arrepiento sobre este punto. (suspiro)

  • Escribir cuentos es más sencillo, pero no tanto.

   En ocasiones la idea que se tiene no es lo suficiente para escribir una novela, para expandirse durante tantas páginas. Fue lo que sucedió con Aglaya, que terminó siendo una novelette. Demasiado larga para un cuento, demasiado corta para una novela. Me gusta escribir ambos géneros, pero lo que se necesita para las novelas, es diferente de lo que se requiere para los cuentos. No es la cantidad de palabras, no es el mundo que se crea; una novela requiere capas, donde un cuento solo sugiere; pide un entramado completo, donde el cuento es un hilo sólido, a veces con destellos.

  • Repito mucho la palabra «pero».

   ¡Puedo encontrarla varias veces en la misma página! No sé qué fijación tengo con esa palabra, pero está por todos lados. No es la única, no, solo es la que más me molesta que aparezca como plaga.

Escribir una primera novela es un experimento de aprendizaje. Clic para tuitear

   Escribir mi primera novela fue un aprendizaje en varios sentidos: lo que me hubiera gustado hacer diferente, lo que me gustaría recuperar y lo que me hubiera gustado saber antes.

Lo que me hubiera gustado saber antes

   Me gusta creer que, al día de hoy, aprendí algo por el camino. Pero ¿qué me hubiera gustado saber diez años atrás, cuando comencé a escribir (otra vez)?

  • Hacer un esquema previo.

   Esto es algo en lo que todavía estoy trabajando, pero definitivamente me hubiera ayudado con mi primera novela. Todavía me asusta pensar en tener que corregirla, aunque me gustaría. Por más que uno piense mucho en el mundo de sus novelas, es difícil mantenerlo todo en la mente. Creo que Aglaya la planifiqué más, je. Los niveles de planificación varían con cada proyecto.

  • Usar correctamente de los guiones de diálogo.

   Nunca me fue difícil escribir diálogos, y tal vez por eso nunca supe todo lo que desconocía sobre el correcto uso de los guiones.

  • Corregir más en medio del proceso y no dejarlo todo al final.

   Esto va en contra de dejar fluir el primer borrador. Por lo tanto, en contra de lo que más me gusta de escribir. Pero después de tantos años, creo que una corrección más a menudo en los escritos más largos es conveniente. Tanto para que no asuste el primer borrador (durante años acumulé varios sin corregir por ese motivo, incluso algunos que fueron planificados con anticipación), como para que la historia no se descontrole, ya sea porque cambió de camino o porque el esquema previo queda forzado. No importa que se desvié del esquema previo, pero sí tener en cuenta el nuevo rumbo.

  • Saber más teoría.

   Tanto para cuentos como para novelas, si bien para cuentos algo se ve en la escuela no está ni cerca de todo lo que se esconde allí, el conocimiento teórico va más allá de haber leído cientos de libros. Hubiera querido saber un poco más sobre los elementos y estructura de las novelas y los cuentos.

  • Saber más sobre publicación y edición.

   Mi conocimiento era casi nulo. Tal vez porque en ese momento, al menos en mi país, todavía se pensaba más en la publicación tradicional, donde todo quedaba en manos de la editorial (y creo que aún es así). Lo que no quita que una aprendiera sobre el proceso de todas formas…

  • Saber el momento exacto en el que me enamore de la palabra «pero».

   ¡Tal vez si hubiera estado atenta desde el principio no hubiera llegado a esta situación! A lo mejor estuvo siempre conmigo, desde que comencé a escribir, mucho antes de mi primera novela. Lo que sé ahora es que desde que soy consciente de ella, no puedo dejar de verla en todos lados, ¡está siempre ahí! (Ja, escribí todo un párrafo sin usarla.).

   Hay tanto que me hubiera gustado saber antes, que hubiera querido hacer de otra forma… y también algunas cosas que me gustaría recuperar. Nada que hacer sobre el pasado, solo mirar hacia delante. Es mejor considerar ese tiempo como aprendizaje y no como perdido.

   Y las lecciones siguen llegando…

Solo se puede hacer una cosa con el pasado que no gusta: que no se repita. Clic para tuitear

La escritura y la experimentación van de la mano

   Una de las partes más divertidas cuando uno hace algo que le gusta es probar cosas nuevas, ¿o no? Hay mucho para experimentar con la escritura: la trama, la ambientación, los personajes, el estilo, el narrador, la forma… Con esta nueva vida digital que tenemos, surgen otras áreas en las cuales bucear.

   Algunos de mis experimentos los había publicado en mi antiguo blog, Hojas de cuentos; aquí te hago un resumen.

    • Un cuento escrito en partes y cada continuación dependía de los votos de la semana de los lectores sobre los caminos posibles. Un poco al estilo Elige tu propia aventura. Ese cuento no está disponible en este blog y no lo volví a intentar porque no tenía lectores; triste, pero cierto: cuando hago una encuesta, no vota nadie.
    • Mini-experimentos en una sección llamada «Miércoles de experimento» que no llegó ni a los dos meses de vida. Para recordarla, esto fue lo que intenté, en general con minicuentos:
      • Minicuento con texto adicional. Se leía de corrido, como cualquier cuento tradicional, pero cada tanto tenía un símbolo sobre el que aparecía texto adicional al posar el mouse y sumaba a la historia.
      • Minicuento con spoilers. Se leía de corrido, ya fuera con los spoilers o sin él. Obviamente, los spoilers ofrecían más información, que incluso podrían cambiar el sentido de la narración.
      • Minicuento con dos lecturas. Una lectura de corrido y otra según la regla: primero las palabras en negrita y luego las palabras subrayadas.
      • Minicuento con una sola vocal. Pues eso, solo una vocal para toda la narración.
      • Minicuento solo con las letras de la palabra vampiro. Y fue una historia de vampiros…
      • Minicuento solo con palabras que empiecen con cada letra de Navidad y en ese orden. O sea: nuestro amor vivía, iluminaba días, aunque dolía.
      • Poesías encadenadas. No sé si realmente encadenadas, eran dos poemas individuales, uno al lado del otro, que se combinaban en un tercero si se leían las líneas de corrido.

Tus experimentos de escritura tienen un solo resultado: lo que aprendes. Eso siempre es bueno. Clic para tuitear

   Y, sin embargo, estos no son los únicos experimentos, también me gusta probar cosas nuevas con las novelas, como por ejemplo:

   En resumen, la escritura no siempre es seria, a veces es juegos, a veces es experimentación. No hace falta que salga algo de todo esto, aunque a veces sí generes ideas o algún recurso válido.

   ¿Alguna vez experimentaste con tu escritura? ¿Me cuentas alguno de tus experimentos?

Experimentos y rutina de escritura: dos caras de la misma moneda. Clic para tuitear

Novelas experimentales famosas

   Te cuento algunos experimentos famosos sobre nuestro querido género: la novela. Experimentar se puede y mucho, de ahí a que salga bien, hay un trecho bastante largo. En estas novelas, sus autores lo lograron:

  • Rayuela de Julio Cortázar: seguramente oíste hablar sobre este libro. Se puede leer de varias maneras, de corrido o saltando de un capítulo a otro en diferente orden, incluso se pueden dejar algunos capítulos fuera.
  • Si una noche de invierno un viajero de Ítalo Calvino: es un libro escrito en segunda persona, sí, con todo lo raro que puede llegar a sonar eso. En general, no es recomendable escribir en segunda persona, pero a veces sale bien.
  • The Unfortunates de B. S. Johnson: (no lo encontré en español) es un «libro en una caja» que contiene varias secciones sueltas, de diferente extensión, que pueden ser leídas en el orden que se quiera. Literalmente, los capítulos se venden sueltos dentro de una caja, o eso dicen, nunca lo vi.
  • La casa de hojas de Mark Z. Danielewsk: es una novela con una estructura bastante diferente a la habitual ya que, en algunas páginas, contiene muchas notas a pie de página que incluyen a su vez otra notes. En otras, el texto está distribuido de forma irregular a lo largo de la página.
  • Time’s arrow de Martin Amis: (creo que está en español) es una novela narrada hacia atrás. Sí, similar a la película Memento.
  • Ship of Theseus de Doug Dorst y J.J. Abrams: (tampoco la encontré en español) tiene una estructura similar La casa de las hojas en el sentido de que hay notas al pie y anotaciones al margen, pero en este caso cada recurso cuenta una historia diferente que luego se entrelazan. Es decir, está la historia principal, la de las notas y la de las anotaciones.

Una forma de perderle el miedo a la escritura es convertirla en un juego. Clic para tuitear

Aumenta tu buen karma: comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •